fbpx

Entre bochornos y críticas, Paraguay cede a su negativa y firma acuerdo en COP26

Bochorno, vergüenza, negacionismo son algunos calificativos utilizados en redes en relación al informe de la Comisión Nacional de Cambio Climático, como postura oficial del Paraguay para la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático 2021 (COP26), que se lleva a cabo en Glasgow, Escocia. Inicialmente, el gobierno se resistió a suscribir un acuerdo para la conservación de bosques, pero luego terminó cediendo y reconoció el pacto, tras la indignación generada en redes sociales.

Cientos de países del mundo están reunidos para fijar metas aplicables en los próximos años y evitar que el planeta siga aumentando su temperatura. Paraguay hizo de las suyas con un documento que pone en duda los efectos nocivos para el ambiente de los modelos agroproductivos vigentes y niega realidades sobre la agricultura orgánica y agroecológica.

Desde la coalición #PorLosBosques, un conglomerado de 15 organizaciones medioambientales, especialistas en conservación y activistas, señalan que esta postura salió de un comité que no fue diverso y equitativo, además de las contradicciones entre el documento y lo que promociona el Estado.

Mediante un comunicado emitido ayer, refutan varias de las afirmaciones que se hicieron en el documento de la postura oficial nacional, que se elaboró a puertas cerradas y de espalda a los especialistas en conservación, semanas antes de que la delegación oficial de Paraguay vaya a Escocia a participar del COP26.

Al respecto, RadioCast25 Óscar Rodas, director de Cambio Climático y Políticas de WWF Paraguay, comentó la sorpresa que tuvieron al leer el manifiesto del gobierno, en su aseveración de que la agricultura agroecológica genera pobreza y desigualdad, entre otras afirmaciones que “instalan una visión no real del funcionamiento de la agricultura en Paraguay”.

Publicación en Instagram en la que se resume las expresiones más controversiales del manifiesto de Paraguay y el descargo que hace la coalición #PorLosBosques.

Resaltó que el objetivo es solicitarle a la Comisión Nacional de Cambio Climático –que firma este documento– en qué contexto afirman estas expresiones, “porque como ustedes saben, la agricultura agroecológica, los pequeños productores familiares son considerados una solución para el cambio climático, no un problema”, expresó.

La coalición #PorLosBosques trabaja en el monitoreo y desarrollo de políticas en pos del medioambiente, señalándole al Gobierno cuando algo no condice en materia de conservación. “Nuestro rol como sociedad civil señalar este tipo de puntos”, aseveró.

Reclaman falta de diversidad

El especialista en cambio climático dijo que se ponen disposición del Estado para acercar datos concretos, ejemplos de que la agricultura agroecológica es buena para la salud, porque en una parte de ese documento también menciona que si uno consume productos orgánicos podría contaminarse con la bacteria Escherichia coli, cosa que consideró una falacia.

“La verdad que tener ese tipo de expresiones en un documento de alto nivel de negociación es llamativo y tuvimos que expresarnos de esa forma”, subrayó.

Según verificaron a través de un comunicado oficial del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible que en la sesión del 22 y 25 de octubre, fue que se decidió esa posición nacional en un comité especial de la Comisión de Cambio Climático.

En la lista de participantes de la Comisión Nacional de Cambio Climático, se destacan nombres de representantes de gremios privados de producción agrícola como la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO) y la Unión de Gremios de la Producción (UGP), pero Rodas enfatizó que llamativamente en esa lista de participantes no figuran representantes de gremios campesinos o indígenas como la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas.

“Creo que hay una falta de representatividad de todos los sectores, tanto sociales como productivos para que Paraguay lleve una postura diversa y equitativa (…) No se verifica la presencia de productores orgánicos, de campesinos, no hay voces de estos sectores, entonces no es de extrañar que esta postura solo arroje consideraciones de una mirada”, puntualizó.

Afirmó que la comisión debería abrirse a la participación de otros grupos de la sociedad para que esta representación sea inclusiva.

Expresiones no condicen con la realidad

El director de Cambio Climático y Políticas de WWF Paraguay, comentó que están articulados entre organizaciones para poder llegar hasta los representantes nacionales, ya que estas expresiones no condicen con la realidad, al afirmar que la producción agroecológica no es buena para la salud y genera más pobreza y desigualdad.

Aseguró que si uno verifica los censos agropecuarios de las últimas décadas, la absoluta mayoría de la producción agrícola está registrada en pequeñas fincas de las familias campesinas, eso está registrado en la estadística oficial en el Gobierno.

Por otra parte, los senadores Pedro Santa Cruz y Desirée Masi pidieron informes al Ejecutivo sobre la participación e integración de la delegación paraguaya ante la COP26 con el objetivo de transparentar el gasto público en el que incurrió la delegación, integrada por 29 personas que fueron desde Paraguay, de instituciones públicas como la ANDE, el MADES, el Ministerio de Relaciones Exteriores, los entes binacionales y los gremios del sector productivo.

Tras presión, Paraguay se adhirió al acuerdo

Además de esta cuestionada postura paraguaya sobre el aspecto de la agricultura, el país se negó a suscribir un acuerdo firmado por más de 120 países para detener la deforestación de los bosques.

Al respecto, en la fecha, la presidenta del Infona, Cristina Goralewski, envió un documento al ministro del Ambiente, Ariel Oviedo, para solicitarle que Paraguay se una al mencionado acuerdo.

Luego de que esto tome conocimiento público, las instituciones del Estado, que representan a Paraguay en la cumbre, incluyendo el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, afirmaron que el país se unió finalmente a la declaración de líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso de Tierra.

Related Posts
Read More

Tiríka: Los detalles sobre el personaje oficial de Odesur que es tendencia

Un ingenioso producto de marketing para provocar empatía, diseñado en base a combinar una buena imagen de marca y una importante causa de fondo, se está ganando el corazón del continente. Tiríka, la mascota oficial de los juegos Odesur ASU 2022, ganó notoriedad rápidamente por sus coreografías, su destreza deportiva y su capacidad de animar al público. ¿Qué hay detrás de este personaje del que tanto se habla? Te contamos por qué su relevancia trasciende lo deportivo.
Read More

Una nueva ley podría cambiar la manera en cómo vemos al reciclaje en Paraguay

El reciclaje es una actividad necesaria, pero poco asumida en nuestro país. Si no fuese por iniciativas comunitarias, personales o de algunas empresas como parte de sus acciones de impacto social, no se lo practicaría, debido a la falta de leyes que regulen y formalicen el sector. Una nueva ley, buscará generar un incentivo para que el reciclaje sea progresivo en empresas que trabajan con envases de plástico.
Read More

#L25 – Disonantes: ¿Producción vs Conservación? o ¿Producción + Conservación?

En este segundo episodio de Disonantes, analizamos si es posible una articulación real entre la producción y la conservación del medioambiente para revertir los efectos de la crisis climática. Convocamos a María Inés Dávalos, miembro de @CONAMURI, Cristina Goralewski, titular de @InfonaPy y miembro de @ParaguayAhora, Guillermo Achucarro, Ingeniero Ambiental, y Rodolfo Gubetich, miembro de la @UIP_py Joven. #Disonantes es un espacio de discusión que busca demostrar que un debate serio es posible. #L25
Read More

Hablemos de los Humedales y por qué son tan esenciales para que sigamos vivos

¿Qué sabemos de los humedales y qué rol cumplen realmente? En plena crisis climática, es necesario que sepamos que son imprescindibles para mantener los recursos hídricos y su ciclo. Además capturan carbono, que forma parte de los gases del efecto invernadero y el calentamiento global, es decir, lo que produjo las olas de calor extremo de semanas atrás y los desastres naturales con frecuencia más recurrente y mayor violencia.