fbpx

Amenazas de tiroteo y armas en escuelas: ¿Qué se puede hacer ante estos casos?

Dos colegios privados registraron amenazas de tiroteos dentro de la institución en menos de una semana. También se registraron casos de disparos al aire y de alumnos en aula con arma blanca en sus mochilas. Casos así, que no son frecuentes, obligan a preguntarnos si aumentó el nivel de violencia en las aulas o es que ahora existe más conciencia de prevención y denuncias de estos hechos. ¿Serán las escuelas un lugar seguro para los niños, niñas y adolescentes?

La reiteración de hechos en los que están involucradas armas blancas y amenazas de tiroteo en escuelas y colegios, levantaron las alarmas de las autoridades en las últimas semanas, tras darse a conocer casos de niños y adolescentes que ingresaron armas blancas y de fuego a sus escuelas y cuya responsabilidad se puso en duda por ser menores de 14 años.

Estos hechos, que apeligran no solo la vida de la persona que porta el arma, sino también de los integrantes de la comunidad educativa, no fueron aislados, ya que se dieron tanto en instituciones del interior como de la capital del país, así como en escuelas públicas y privadas.

Ante la seguidilla de hechos similares, es más que necesario poner el foco sobre lo que está sucediendo y analizar estudios que ya se hicieron incluso, hace un par de años, que hablan de un aumento progresivo de estos escenarios en América Latina.

El recuento de los casos

El viernes 6 de mayo, uno de los alumnos de 15 años, con arma de fuego en mano, realizó disparos al aire, según denunció la directora de un colegio en Hernandarias ante la Policía. El adolescente alegó que supuestamente buscaba ahuyentar a un grupo de drogadictos que lo asechaban.

El lunes 16 de mayo, la Fiscalía intervino el Colegio Cristo Rey luego de que encontraran una nota que amenazaba con un tiroteo en la institución, las clases presenciales fueron suspendidas por tres días y luego se reanudaron. El temor se instaló y la comunidad de padres pidió un castigo ejemplar para los alumnos responsables, castigo que no podría pasar a instancias penales por tratarse de niños de 12 años.

Ese mismo día, un adolescente de 14 años habría ingresado a su colegio en la localidad de Presidente Franco, un machetillo en su mochila, sin embargo, no dio explicaciones de lo que le llevó a portar el arma. En este caso, la directora también dio aviso a la Policía y activó un protocolo de seguridad.

Dos días después, el 18 de mayo, otro caso de similares características se dio en el colegio Lumen, de Asunción, en donde también se halló un panfleto con amenazas de hechos violentos. La policía especializada intervino en el lugar y dio lugar al protocolo preventivo.

El aumento de hechos similares en la región

El problema de las armas de fuego en las instituciones educativas es un drama común de los países de la región en las últimas dos décadas.

Según el informe del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe (Unrilec), de 2019, que hace un análisis comparativo de las últimas décadas, los indicadores estudiados evidencian cómo fue avanzando esta situación en la región, además de plantear varias observaciones que siguen vigentes y que valen la pena explicar.

Los hallazgos del material denominado “Armas de fuego en Escuelas de américa Latina y el caribe: Aproximaciones, desafíos y respuestas” sugieren que la presencia no declarada de armas de fuego en las escuelas puede ser mayor a los casos reportados y recogidos por las autoridades y los medios de comunicación.

De hecho, al comparar el monitoreo realizado por UNLIREC en la primera década de 2000, se aprecia que la cantidad de noticias sobre este tipo de incidentes se ha duplicado en menos de una década (sin embargo, hay que tener en cuenta las restricciones que este tipo de análisis supone).

Asimismo, advierte que si los actos de violencia no se condenan como corresponde, para desalentarlos, esto daría la falsa impresión de que son medios legítimos para la resolución de conflictos.

“La presencia de armas de fuego en las escuelas aún no recibe la atención que merece como componente clave en las políticas públicas de control de armas y en los esfuerzos que se realizan en materia de prevención y reducción de la violencia armada en la región. Concientizar sobre este problema y sus impactos reales y potenciales, es una tarea clave para las autoridades nacionales y locales de los países de la región”, destaca.

Los incidentes monitoreados describen los hechos en tres calificaciones como, el hallazgo de armas de fuego o municiones, además de la portación de armas de fuego o municiones y por último, el uso de armas de fuego. En ese punto, la UNLIREC explica que no solo se trata de armas de fuego sino que también, en algunos casos, se encontraron armas blancas, como cuchillos o machetillos y explosivos caseros.

Un drama que EE.UU. no puede revertir

La irrupción de armas en colegios y las posteriores tragedias que éstas pueden generar, son un fenómeno preocupante que países como Estados Unidos debe enfrentar frecuentemente, y que hace décadas genera debates profundos sobre la colisión de libertades, como la de portar armas y la de sentirse protegido en lugares que deberían ser seguros, como las escuelas.

Los cómputos de este flagelo en países como Estados Unidos donde las legislaciones de tenencia de armas son laxas y de fácil acceso, indican que entre el 1 de agosto y el 31 de diciembre del 2021, se produjeron 136 hechos con armas de fuego en instalaciones escolares de Estados Unidos, una cifra que es casi cuatro veces la media para ese periodo desde 2013, según Everytown for Gun Safety (EGS), organización que hace el monitoreo de estos casos.

26 muertos y 96 heridos, fue el saldo de estos 136 tiroteos del año pasado, según el informe de la EGS, que agrega que tres de cada cuatro de los que desataron los disparos obtuvieron el arma en sus casas. El episodio más fatídico en los registros de este país fue el de la fecha, 24 de mayo, en la ciudad de Uvalde, una escuela primaria de Texas, que dejó como resultado al menos 19 niños muertos y dos maestras asesinadas.

¿Por qué se dan estos hechos en las escuelas y colegios?

Luego de que para el estudio de la Unrilec se realizara el monitoreo de medios de varios países y casos distintos, es posible afirmar que no existe una única causa ni un único factor que explique el problema, porque se puede inferir que el fenómeno es multicausal.

Esto guarda relación tanto con las dinámicas propias de las violencias que existen dentro de las escuelas, como peleas entre alumnos, discusiones, amenazas y el acoso escolar (bullying), así como también tienen que ver con las características de los entornos y contextos en las cuales éstas se encuentren.

“La proliferación de armas de fuego y su fácil acceso, la presencia de pandillas y de actores del crimen organizado, la violencia e inseguridad presentes en las comunidades son algunos de los factores que podrían contribuir a que los estudiantes entren en contacto con armas de fuego en algún momento de sus vidas, ya sea como usuarios, testigos o colaboradores”, remarca el informe.

No obstante, este estudio habla de la dificultad de hacer afirmaciones respecto al perfil psicológico del alumno o estudiante que lleva armas a la escuela o colegio para dañar a otros o a sí mismo.

Refiere además que la adolescencia es un momento complejo de la vida y que cada una de las motivaciones responde a diferentes perfiles de estudiantes y a distintos contextos (locales, escolares, familiares) en los que los jóvenes viven, se desarrollan e interactúan con los demás.

Entonces, es importante abordar esta compleja situación en base a las diferentes causas que pueden llevar a un estudiante a buscar un arma de fuego y llevarla a la escuela. No solo el acceso a las armas, sino también las diferentes causas e intenciones que pueden conducir a que un estudiante decida tomar un arma de fuego y llevarla a la escuela, el espacio en el que, junto con el hogar, se está formando como ciudadano y preparando para la vida adulta.

¿Qué se puede hacer ante estos casos?

El Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe (Unrilec), muestra una serie de ejemplos sobre cómo se aplican los protocolos en distintos países ante la presencia de armas en una institución educativa.

Para el efecto, tomamos como ejemplo algunos puntos destacables del Protocolo de Actuación en Situaciones de Hallazgo, Tenencia y Uso de Armas, publicado en 2016, en Costa Rica.

Paso 1. Detección de la presencia de armas. Como punto de partida, el protocolo resalta la necesidad de diferenciar el tipo de incidente según se trate de hallazgo, tenencia, uso o amenaza. También identificar si la persona que porta el arma es mayor de edad.

Paso 2. Comunicación a la dirección, en cualquiera de las situaciones mencionadas anteriormente.

Paso 3. Atención de la situación. Si se trata de un hallazgo de arma de fuego dentro del centro escolar, el procedimiento consiste en avisar a la dirección del centro educativo y llamar al 911, para retirar el arma. Se sugiere aislar la zona hasta la llegada de las autoridades.

Si la Policía no retira el arma en un plazo máximo de 24 horas, el director en presencia de 2 testigos, debe guardar el arma en un lugar seguro, para entregarla luego a la Fuerza Pública. Además, se debe elaborar un informe de la situación, además de dar aviso a las autoridades correspondientes, se notifica a los responsables (padres, tutores legales) del estudiante involucrado.

Paso 4. Informe de actuación. La persona encargada debe elaborar un informe de actuación y presentarlo al director del centro educativo para que considere las medidas y acciones disciplinarias que correspondan.

Paso 5. Seguimiento del Caso. Una vez controlada la situación, el protocolo indica que el incidente debe tratarse como un caso enmarcado en un contexto de riesgo que requiere la posterior actuación del centro educativo y de las instancias correspondientes.

Paso 6. Acciones para restaurar la convivencia. Con el fin de abordar las consecuencias negativas que este tipo de situaciones produce, se deben establecer medidas dirigidas a promover la asertividad, fortalecer la autoestima, empoderar a las personas violentadas, concientizar a quienes violentan sobre los daños que puede causar la violencia a la comunidad educativa en general.

Cabe resaltar que en Paraguay solo existe un protocolo del MEC, N° 17789, emitida en 2016 por el Ministerio de Educación y Ciencias, que menciona “la prohibición del ingreso” de armas.

El Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe (Unrilec) reitera que además de aplicar protocolos seguros, hay que aplicar sanciones eficaces y contundentes ante los actores de hechos de violencia o amenazas en las instituciones educativas, para desalentar el uso de armas en los colegios y la utilización de amenazas para crear zozobra.

Según datos de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) de Argentina, en una encuesta realizada, el 88% de los encuestados asoció la tenencia de armas con la seguridad, lo que deja en evidencia que estas personas no dimensionaron los riesgos que representa el uso de armas de fuego.

Por eso, es necesaria una política de Estado con el objetivo de desalentar el uso de armas, con una serie de medidas, además de las legislativas y normativas, que incluya, por ejemplo, talleres educativos para derribar mitos sobre el uso de armas y la promoción de campañas en contra de las armas, incluso de aquellas que son de juguete.

Varios, países de la región, como justamente Argentina, vienen trabajando en este tipo de acciones para desalentar el uso de las armas, mientras que en Paraguay, a pesar de los casos mencionados el inicio –a pesar de que nadie salió herido–, hasta el momento solo se registraron medidas reactivas y no preventivas, para evitar justamente que haya víctimas fatales en el futuro.

Related Posts
Read More

Cuestionada intervención de linces genera indignación en redes

La abogada Diana Vargas, especialista en Derechos Humanos, cuestionó el actuar de dos efectivos del grupo Lince que estaban increpando a vendedores de frutas en la calle. Esto fue publicado en Twitter y generó indignación entre usuarios de la red. La abogada aseguró que presentará un pedido de sumario por la manera en la que actuaron.
Read More

Luego de 50 años, EE.UU. retrocede en sus libertades y vuelve a penalizar el aborto

El Tribunal Supremo de Estados Unidos anuló este viernes el histórico fallo conocido como Roe vs. Wade, tras casi 50 años de vigencia, por seis votos a favor y tres en contra. Esta decisión divide al país prácticamente en dos, puesto que en varios estados la prohibición de abortar será inmediata y otros empezarán el proceso de penalización de la interrupción voluntaria del embarazo.
Read More

Mudarse a San Ber puede ser una alternativa pero también una más costosa

La venta de inmuebles en ciudades como San Bernardino, Areguá y Altos se disparó durante la pandemia. Muchas familias incluso han decidido mudarse a vivir en estas localidades, sin embargo, desde el sector inmobiliario reconocen que no existe una planificación pública que amortigüe la demanda en cuanto a estructura y servicios básicos.
Read More

El intento por colaborar con el medioambiente, ¿hule?

La ley N° 5414 "De promoción de la disminución del uso de plástico polietileno", tras seis años de ser promulgada, entra en vigencia desde el próximo 1 de julio. El objetivo era disminuir la contaminación del ambiente, reemplazando las bolsas de polietileno de los supermercados y comercios, por otras menos contaminantes. Sin embargo, su finalidad no sería efectiva. Acá te contamos por qué.